La regla del 70 – 30 para controlar tus finanzas

La regla del 70 – 30 para controlar tus finanzas

Si estás pensando en cómo mejorar tus finanzas personales hay una regla que debes conocer. Esta es la regla del 70 – 30 y es una manera para distribuir tu presupuesto mensual entre dos grandes partidas. Todas las reglas para administrar tus finanzas personales tienen un objetivo: Que te sobre dinero a final de mes y puedas hacer frente a todos tus gastos.

La clave de esta regla es que debes destinar un 70% de tus ingresos netos para todos tus gastos y el otro 30% para destinarlo al ahorro y a la inversión. Existen otras formas de administrar tu dinero, hoy te vamos a comentar los detalles de la regla del 70 – 30 que a pesar de ser una regla menos conocida, también puede ayudarte a mejorar tus finanzas personales. Esta regla es la que utiliza uno de los personajes del libro El hombre más rico de babilonia. Cargado de sabiduría financiera y finanzas personales.

La regla del 70 – 30: Cómo funciona

El funcionamiento de esta manera de organizarte se basa en que debes destinar un 70% de tus ingresos netos para el pago de todos tus gastos. Ya sean gastos fijos, gastos variables o gastos destinados al lujo. En este 70% se incluye la vivienda, la alimentación, los suministros, el pago de créditos, etc. La premisa principal es no rebasar este 70% de tus ingresos. 

Para saber en qué estás gastando tu dinero mes a mes, es muy importante que lleves un buen registro de tus ingresos y tus gastos. Lleves este registro de forma actualizada y hagas un buen presupuesto mensual. De esta manera te resultará mucho más sencillo saber en qué estás gastando tu dinero, y saber si puedes recortar alguna partida de gastos para llegar a ese límite del 70%

El otro 30% de tus ingresos, es el que vas a poder destinar principalmente al ahorro y a hacer crecer tus inversiones

El 30% que mejora tu situación

Existen varias opiniones sobre la asignación de ese 30% restante y no hay una respuesta exacta. En función del momento en el que te encuentres, te funcionará mejor una u otra. No es lo mismo ya disponer de colchón financiero, que no tener nada ahorrado, o si actualmente acumulas varias deudas de tarjetas de crédito. Elige la que creas que más te convenga en función de tu situación actual

  • 15% Ahorro y 15% Inversión
  • 10% Ahorro, 10% Inversión y 10% para cancelar anticipadamente deudas
  • 10% Ahorro, 10% Inversión y 10% Donaciones
  •  Etc

La clave de esta regla es disponer de un 30% neto sobre tus ingresos. Este 30% es el que va a mejorar tu situación. Es el dinero que vas a poner a trabajar.

Si estás construyendo tu colchón financiero es posible que quieras aportar un porcentaje mayor, o si actualmente estás pagando varios créditos, destinar una parte extra todos los meses al pago anticipado de la deuda, puede ahorrarte un buen dinero en intereses. También es posible que prefieras ayudar a los más necesitados con ese 10% o incluso dedicarlo a tu educación, para seguir formándote y mejorar tus ingresos. 

Recuerda que la mejor manera de hacer esta división entre tus ingresos es automatizando tus aportaciones periódicas a las diferentes cuentas. De esta manera no tendrás que preocuparte de hacerlo de forma manual.

Photo by Towfiqu barbhuiya on Unsplash

Acaudalados

Apasionados de las finanzas personales y de las pequeñas inversiones. Todo el contenido publicado son opiniones personales basadas en nuestra experiencia. Puede que no sean adecuados para ti y no deben tomarse como consejo de inversión. Antes de invertir tu dinero te aconsejamos que te formes bien o que busques consejo de profesionales acreditados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.