Gestión activa VS gestión pasiva de inversiones: Principales diferencias

Gestión activa VS gestión pasiva de inversiones: Principales diferencias

Hoy te vamos a contar una de las principales diferencias entre las carteras de inversión. Conocerás qué es la gestión activa, qué es la gestión pasiva, y sus principales diferencias para que puedas determinar cuál te conviene más.

Conseguir un buen equilibrio entre el riesgo de tus inversiones y la rentabilidad que obtienes mes mes a mes, es uno de los principales objetivos que tendrás como pequeño inversor. En las inversiones suele haber un par de máximas que conviene que recuerdes (y te grabes a fuego) como rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros  que hace referencia a que el comportamiento de un fondo o de una acción puede cambiar en cualquier momento 

y la segunda, a mayor rentabilidad potencial, mayor riesgo potencial (de perder tu dinero) por eso es muy importante que antes de ofrecer tu dinero investigues acerca de la empresa o gestor para evitar sorpresas adicionales.

Cuando hablamos de inversiones, hay algo que tendrás que tener en cuenta, puesto que suele ser diferencial para hacer una estimación de tu rentabilidad esperada: Se trata del tipo de gestión de tus inversiones. Esta puede ser Activa o pasiva.

Que es la gestión activa de inversiones

La gestión activa de inversiones es aquella gestión donde las decisiones de inversión las toma un equipo gestor con criterio y con información. Con el objetivo de conseguir la máxima rentabilidad del dinero de sus inversiones. Es decir, batir al mercado

Que es la gestión pasiva de inversiones

La gestión pasiva de inversiones es un tipo de inversión automatizada que busca replicar un índice bursátil. Las decisiones las toman los algoritmos como los Robo Advisors con el objetivo de replicar el comportamiento del mercado.

Diferencias entre la gestión activa y la gestión pasiva

Además de la dedicación de un equipo gestor. Una de las principales diferencias a tener en cuenta para decantarte entre gestión activa y gestión pasiva son las comisiones. En la gestión activa deberás soportar costes de personal y los costes de realizar muchas más transacciones. Recuerda, el objetivo es batir al mercado. Mientras que en la gestión pasiva es una máquina la que se encarga de replicar las operaciones, además, hacen muchas menos. Los costes de la gestión activa son más altos

Como norma general, la gestión activa busca maximizar la rentabilidad mientras que la gestión pasiva busca minimizar los riesgos de tu inversión. Apoyándose en la rentabilidad histórica de los mercados. El largo plazo juega a favor de la gestión pasiva.

Gestión activa o gestión pasiva

Si estás empezando en esto de las inversiones y eres un jugador a largo plazo, las bajas comisiones de los fondos de gestión pasiva suelen ser la mejor opción para tu cartera de inversiones. Se ha demostrado que a largo plazo la rentabilidad neta de los fondos de gestión activa no es capaz de batir los bajos costes de la gestión pasiva. Esto significa que hay muchos fondos de gestión activa que son capaces de batir al mercado, antes de comisiones, como sus comisiones son mayores la rentabilidad queda penalizada y a largo plazo acaba ganando la gestión pasiva. Si quieres profundizar sobre el tema, échale un vistazo a este artículo de Aurelio Jiménez

Photo by krakenimages on Unsplash

Acaudalados

Apasionados de las finanzas personales y de las pequeñas inversiones. Todo el contenido publicado son opiniones personales basadas en nuestra experiencia. Puede que no sean adecuados para ti y no deben tomarse como consejo de inversión. Antes de invertir tu dinero te aconsejamos que te formes bien o que busques consejo de profesionales acreditados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.